Vistas de página en total

lunes, diciembre 20, 2021

Los restos de la fiesta

Margot Robbie, como Sharon Tate. Érase una vez en Hollywood






En aquella terraza anochecida sobre el lago
contemplamos los restos de la fiesta. Oíamos de lejos
rumores de verano, risas breves,
tacones alejarse entre calima,
la música en sordina de la feria.

Neones de la orilla sur brillaban sobre el agua
titilando el vértigo escotado de tu espalda.
Dos lágrimas de alcohol
recorrieron con prudencia tus mejillas.
Confiaste tu cansancio esbelto a la baranda.

Si pudiera no pensarlo… —susurraste—
Tan sólo no pensar, vivir tranquila…
Las copas de champán callaban sucias,
merengue desleído, caviar seco,
una bosta de vómito agrio entre los juncos.
Es igual… —apuraste tu gin-tonic a suspiros.

Tres chicos desnudos poblaron el balneario,
blancos de piel de luna, vibrantes de vida y juego,
se zambulleron en la película de luz
reverberando un mínimo oleaje en noche quieta.
Los hombres lo pasáis mejor… — sonreíste al fin: eras
la más guapa de la fiesta.

domingo, noviembre 07, 2021

Palabras como muertes


 





Desnudó con lentitud su oscuro canto;
trazó en las baldosas de lluvia un mapa imaginario;
y mendigó humanidad al transeúnte,
consideración para su amarga teoría de la Historia.


Así era nuestro reino —susurros de tiza humedecida, dedos fríos—:
montañas, ríos, valles, ciudades permeables, rey distante…
Así los carcinomas que siempre padecimos:
orgullo, envidia, odio, soledad, cierta mentira
— palabras como muertes
que halaba con ojos muy abiertos, muy cercanos. Era un loco.


Las gentes de bien pasábamos fingiendo de reojo
—tacto de ropa interior caliente y limpio—,
secretamente alegres, satisfechos
de ver abismo ajeno desplegarse antes del té.


Así pasó el otoño. A veces por la noche,
debajo del arco de mármol del ensanche,
seguía emborronando la lluvia con locura
perfectamente cuerda, razonada, consistente.


Vino el frío y el loco ya no estaba. Orgullo, envidia, odio, soledad, cierta mentira
quedaron con nosotros como muertes.
Y nadie dijo nada.

domingo, septiembre 05, 2021

Ataraxiapatheia







Complácete en la nada.
Tu cuerpo regresa de un disturbio cada tarde,
un albañal de jerarquía y subsistencia. Ves los brotes
blancos de los cerezos de la plaza, y una brisa
anega en vacío dulce tu aspereza.

Complácete en ser nadie en la belleza.
Manifestantes hacinan las aceras, diagonales
de fuego juvenil. Arenga el líder
para que ames tu propio odio en sus monsergas.
La luz del sol agonizante parte en dos
el aire atiborrado de la urbe. Tras los bloques,
los vencejos atraviesan cielos de oro.

No pienses y no existas; mejor nada.
Primer día del juicio: todos mienten. Es
un desfile catatónico de máscaras. La ujier
desliza un documento en el estrado.
Sus manos son desnudas, solitarias,
acarician el espacio minuciosas.

¿Ataraxia o apatheia? En tu sueño
los mosaicos del ágora brillaban mediodías. Mercaderes
daban crédito a noticias terminales: los bárbaros
habían incendiado las fronteras.
Permaneciste tranquilo moralmente, tus pasos te llevaron
al puerto, las naves faenaban a lo lejos,
el océano seguía amaneciendo.

jueves, agosto 05, 2021

Un anciano en Mondovì

 



Una tarde de luz serena en Mondovì
había un anciano solo y sonriente, aparcado en un banco de la plaza,
contemplando —absorto y plácido— los tejados y el cielo azul del Piamonte.
Tal vez recordaba días limpios, de infancia bulliciosa,
juegos de nieve niña y panetone por las calles empedradas,
o algún beso indeciso, quemado furtivamente entre los pórticos.

Pensé: yo quiero eso, fondear así en los años,
feliz y manso, fácil, sin muecas de miedo ni amargura…

Ligeramente ebrio, en esa idea, caminé a la catedral de San Donato.
Un silencio caluroso algodonaba el tañer de las campanas,
vencejos rebullían las estatuas, la pereza solemne de los muros.
Me detuve a descansar en la extensa paz del belvedere.

De vuelta, anochecido, el anciano 
permanecía extático en su banco, y en su cara
— tal vez recordaba el hambre de posguerra,
o muertes familiares en el frente partisano de los Alpes—,
una mueca de miedo, de amargura.

domingo, junio 27, 2021

Huérfano, vagabundo, guerrero

 

El paso del arroyo la Chorranca





Extramuros del juicio, a cada paso

estrenabas calcinado derrotero.

Como huérfano abdicado, huías de principios y linajes.

Allá en irisación ardía la ciudad.

 

Abrazaste después, lejos de ella, la heráclita fe de las riberas.

Absorto como meteoro vagabundo, hollaste puentes

que unían las ideas de cambio eterno y de reflejo.

El rumor inagotable del río disipaba

la furia entre tus párpados. Los juncos

se arqueaban al fragor de la crecida. Comprendiste.

 

Al fondo de la senda, bajo el árbol,

brillantes de soledad, inevitables,

respiraban las armas sosegadas,

anunciando el ciclo agrio del guerrero.

Y aceptaste.


jueves, febrero 04, 2021

Después de tanto todo para nada (con Felipe Fuentes)

 



I Felipe Fuentes García
 

Entrégate al albor derramado en tu sombra
como quien, en ofrenda, se abraza a la espesura
para arder en el ápice de su pavesa pura;
como quien de su noche una luz desescombra.
 
Abandónate al cénit donde el alma se asombra
de desnudar el cuerpo de su palabra oscura:
la voz que se sublima ardiendo en la angostura
donde calla el olvido y la esperanza nombra.
 
Para que cuando un dios te libere de dueños
y esquirlas del sendero por donde el hombre anduvo,
adviertas el engaño de alojarte en los sueños.
 
Y si el páramo insiste en fingir alboradas,
valores realmente lo que al fin te sostuvo:
unos dóndes y cuándos, unos qués y unas nadas.
 
 
 

II Pablo Ibáñez
 

Tu vértigo en la luz, tu querencia a la sombra
son trazas de animal alerto en la espesura;
sediento de una vida, anclado a infancia pura
como arrasa una gota, o el aire desescombra.
 
Ya el día se desnuda, la claridad asombra,
y tú lamentas yerto un dios de noche oscura;
no hay calma ni razón que filtre la angostura
rocosa de tu alma. ¿Qué puede? ¿Quién la nombra?
 
Después de tanto orgullo, de tanto huir de dueños,
de dar fuego a las sendas donde el amor anduvo,
tanto teñir de odio el brillo de los sueños,
 
todo amanece negro, tiniebla de alboradas:
tu altiva ancianidad, la fe que te sostuvo,
los dones malgastados, los años hechos nadas.

viernes, enero 22, 2021

Rumiación

 



Caía la gran noche sobre mí, yema viscosa, 
y la rumiación se expandía por mis venas 
como un vapor de establo, como el polvo
ciega un lago en relación con la sequía.

Una danza obsesiva de litigios y recuerdos
proyectaba ojos bovinos en las brasas
eléctricas de luz de las persianas; fuera
la ciudad rumiaba estíos impertérrita.

Inmunes a la química ansiolítica, las sábanas
ardían de piedad, luego de odio
y luego de nostalgia imaginaria. Yo era débil,
y la vida percutía extrañamente su tenaza.

En el estrépito auroral del camión de la basura,
una brisa mecía su código de lino en las cortinas
y besaba el sudor de mi pecho débilmente
y morían de sed y cansancio las palabras.

Entonces lo veía. Debajo del balcón, como un espectro,
aquel perro gris y grande, y viejo,
absorto en su calmosa inanición,
mirándome a los ojos,
rumiando su pedazo de belleza. 

Archivo del blog

Seguidores