Páginas vistas en total

domingo, enero 25, 2009

Oda a Carlos Sainz


Volviste de Dakar engrandecido,
con un nuevo accidente de leyenda;
la espléndida derrota es tu ofrenda
para el pueblo español enardecido.

Tu incesante infortunio inmerecido
nos recuerda lo duro de la senda
que debemos correr, la cruel contienda,
la esencia de este mundo enrarecido.

Volverás compitiendo ilusionado,
disfrutando la noche del desierto,
ganando prueba a prueba, como Heracles

y al final un detalle desgraciado
pondrá tu aspiración en punto muerto
y a nosotros gozando tus debacles.

sábado, enero 24, 2009

Petronio


Armado de sarcasmo precristiano
arbitras la elegancia en la nobleza
gustándote del vino, la belleza
y el brillo en soledad del genio humano.

Bendito epicureísmo tan romano
de alabar ha logrado la proeza
de Nerón con la lira la destreza
sin perder ni un anillo de la mano.

Mas la inquina imperial es infinita.
Ya sientes en la noche la añoranza
del agua de tu fuente solearse.

Liba la dulce muerte en exquisita
copa de amor, vulgar sea la venganza
sin una triste vida en que cebarse.

La Playa de los Cristales


Mi hermana recogía de la playa
cristales de colores achatados,
pedazos de ilusión iluminados
por el sol infantil, que en luz estalla.

Los lavaba del charco en la rocalla
y después los chupábamos sentados
en la orilla, mirando al mar parados;
sabían a una mezcla sal-papaya.

Su perímetro estaba erosionado
por la fuerza del mar en su embestida,
su tacto era de pétalos de flores.

Así también se ha mi alma desgastado
por acción de las olas de la vida
pero al tacto es rugosa y sin colores.

Ocurre


Ocurre que la vida tiene vida
propia; no atiende a orgullos ni prejuicios
ni acata filiación a los indicios
ni sabe del hendir amor su herida.

Ocurre imprevisible la embestida
de recios sus silencios sin resquicios
y recia es soledad en sus oficios:
el camino invisible y la partida.

Ocurren los milagros si la suerte
dispone cero panes, cero peces
o Lázaro se ha hecho ya a la muerte.

Y ocurre lo que ocurre tantas veces
que un tiempo ya pasado vuelve inerte:
no sirven las terapias ni las preces.

Seguidores